PUNCIÓN SECA

En los últimos años, la punción seca es una terapia por la que cada vez me preguntan más clientes. En ocasiones, me he encontrado que existe bastante desconocimiento sobre esta técnica y, por eso, creo que lo primero antes de hablar de ella es establecer algunas claves sobre la punción seca:

  • La punción seca es una de las pocas técnicas invasivas de la fisioterapia. En el caso de Fisio Hermes, es la única práctica de este tipo que llevo a cabo.
  • Debido a esta característica única, es muy importante estudiar bien el caso de cada paciente antes de recomendar la punción seca. Yo, personalmente, suelo recomendar a todos mis pacientes probar antes otras técnicas no invasivas.
  • Su principal función es tratar los puntos gatillo. Si quieres saber mejor que son, haz clic aquí.

¿QUÉ ES LA PUNCIÓN SECA?

Esta técnica es una de las pocas terapias invasivas de la fisioterapia. Consiste en utilizar agujas de acupuntura de diferente tamaño para tratar, principalmente, los puntos gatillo de los músculos. Aun así, también es posible emplearla para otros tipos de dolores musculares. La lógica básica de la técnica parte de seleccionar la aguja adecuada, según el tamaño del músculo. Con ella, se localiza el punto de dolor y se introduce hasta él, buscando generar una microrrotura de las fibras del músculo. Así se logra, por un lado, romper el punto doloroso, y por otro aumentar el riego sanguíneo de la zona. Acelerando así la recuperación.

¿EXISTEN RIESGOS?

Gracias a la adecuada formación que he adquirido con los años y al uso de material adecuado, puedo asegurar que esta técnica tiene un riesgo mínimo. A pesar de su carácter invasivo. Durante la sesión puede aparecer dolor, pero en menos de 48 horas este debería haber desaparecido por completo. En los «casos más graves» se puede provocar un hematoma mínimo, que desaparecerá rápido y sin producir mayores complicaciones.

NO DEBERÍAS OPTAR POR LA PUNCIÓN SECA SI:

  • Tienes problemas de coagulación. Puesto que de producirse un hematoma sería mucho más arriesgado.
  • Miedo a las agujas. Esta es la contraindicación más obvia y, a la vez, la más importante y la que acostumbra a producir que más pacientes se echen atrás ante la idea de recurrir a esta terapia.
  • Alergias a metales. Como las agujas de acupuntura que empleo para llevar a cabo esta técnica son de este material, en caso de alergia podría producirse una reacción, provocando unas complicaciones poco agradables.
  • Embarazos. Para las mujeres embarazadas, no está indicada la punción seca en zonas próximas a la región pélvica y abdominal. Debido al obvio riesgo de afectar al futuro bebé.
  • Zonas con heridas o lesiones. Ya que se corre el riesgo de infección y de producir un dolor excesivo.
  • Áreas de la piel tatuadas. Pues el introducir una aguja en estas zonas puede provocar problemas con el tatoo.

Con todo esto en mente. Mi modo de actuar con todos y cada uno de mis pacientes consiste en tener una primera sesión de diagnóstico. En ella, nos conocemos, analizo tu caso particular y propongo las terapias o tratamientos que pienso que más rápido contribuirán a que recuperes tu salud.